Banyoles Chess Festival

La batalla de ajedrez legal contra un ciego

En nuestro festival de ajedrez hemos visto de todo: siempre se encuentra una de esas partidas tan emocionantes que es capaz de poder cambiar todo lo que hemos visto hasta ese momento. El otro día, en el proceso de inscripción del festival del próximo torneo de ajedrez, un ciego se apuntó. Nosotros no tenemos ningún problema, pero consultamos a la asesoría online de la página www.webgestoria.com con el objetivo de que pudiera llegar a determinar y esto podría implicar algún tipo de ilegalidad y, en el caso de que fuera así, pudiéramos tomar medidas para que no tuviéramos ningún tipo de problema.

Los de la gestoría nos aseguraron que, aunque en un principio la consulta o de llegar a considerarse un poco absurda, lo cierto es que, analizando los detalles, no logran absoluto. A fin y al cabo, esta persona tiene sus derechos y habría que evaluar si se están rompiendo rajatabla en el torneo.

Lo único que nos aseguraron que teníamos que hacer era que se respetase la integridad de cada uno de los rivales: habría que controlar que el otro rival no hiciera trampas, pero en ningún momento se podría indicar ningún detalle a ciego porque eso le daría más ventaja.

Con algo de miedo en el cuerpo, iniciamos esta batalla de ajedrez. Sin embargo, en el momento en el que pusieron las piezas en el tablero, también se originaron en la mente del ciego. Es decir, que la partida de ajedrez estaba jugando en su mente y no a la vista.

De esta manera, cada vez que el rival movía, iba diciendo en voz alta la posición que ocupaba.

Al final, contra todo pronóstico, el ciego terminó ganando la partida de ajedrez.

Leave a Reply